Ser autónomo suele suponer menos tiempo para la familia

Fuente: http://www.pymesyautonomos.com

El gobierno de Castilla la Mancha, ha puesto en marcha mediante decreto unas medidas adicionales al Plan Regional de Fomento del Autoempleo,  que abarca los extremos de favorecer la conciliación laboral con la vida personal y familiar en el colectivo de autónomos de esta comunidad. Estas medidas son:

  • Ayuda para la contratación de un desempleado que sustituya al autónomo durante el periodo de baja maternal.
  • Subvenciones para los gastos originados por la guardia y custodia de hijos autónomos.
  • Ayudas para la reincorporación al trabajo después del periodo de baja maternal.
  • 2.000 euros de subvención para los autónomos que cesen la actividad debido a la crisis.

Todas las ayudas que se encuadren a la labor de conciliación de la vida laboral están muy bien, pero tienen varios peros, valga la redundancia. Un autónomo tal cual lo conocemos, suele estar solo al frente del negocio, o con pocos empleados su horario laboral comienza cuando se levante y termina cuando se acuesta y dejar el negocio en manos ajenas durante cuatro meses supone unos riesgos nada despreciables.

La conciliación en determinados perfiles laborales suena a música celestial, utópica, sobre todo cuando se figura se torna en imprescindible en su propio negocio. Existe un colectivo de empresarios autónomos que son eso sobre todo “Empresa” resumida debajo de supiel, y la empresa como tal pierde su definición si el titular no la regenta.

Pensemos en un pequeño comerciante, que dedica muchísimas horas de atención a su comercio o un profesional independiente que tiene una cartera de clientes labrada sobre todo por su propio capital humano. ¿Cómo se reemplaza esta figura? ¿Qué medios tenemos a nuestro alcance?

La problematica de conciliación laboral no es una cuestión de legislación ni de ayudas económicas. Es un problema real, del propio diseño de empresario individual que solo se puede paliar o aliviar a determinados perfiles laborales o trabajadores por cuenta ajena, y no todos tampoco, al menos miremos a nuestro alrededor.

E el caso de empresarios individuales, me da a mí la impresión que cuando decidimos establecernos como autónomos estamos renunciando de por vida a nuestro desarrollo personal o familiar, hasta que el negocio nos mate o nosotros lo matemos a él.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en 1 EL EMPRENDEDOR Y LA IDEA. Guarda el enlace permanente.